12 diciembre 2016 Hard Rock, Noticias

sebastian-bach

Sebastian Bach lo tenía todo para haberse convertido en un cantante histórico. Desafortunadamente cayó en el olvido tras la desaparición de Skid Row y también por su propia manera de entender este negocio. Ahora todo parece volver a encajar de nuevo.

De la reunión con Skid Row comentaba recientemente que “Rick Sales, mi representante, está hablando con Doc McGuee, representante de Skid Row, sobre el tema. No puedo decir nada más porque no lo se. Lo que está claro es que si éramos una hair-band lo lógico es hacer algo antes de que no tengamos pelo”.

De su nuevo libro autobiográfico, titulado genéricamente 18 And Life On Skid Row, hay una serie de anécdotas que podemos destacar. La más curiosa es cuando la citada banda teloneaba a Bon Jovi y comenzaron a vender más camisetas que la banda cabeza de cartel. Sebastian comenzó a usar la palabra f*** en el escenario y Jon le llamó a su camerino para recordarle que “soy tu dueño” tras recriminarle su comportamiento.

Esto no fue todo. Los técnicos de Bon Jovi solían hacerle la vida imposible a Bach. En Kentucky comenzaron Skid Row a tocar su intro y mientras Sebastian se dirigía al escenario fue agarrado por tres personas que no dudaron en echarle leche fría por la cabeza. Bach no dudó en ordenarles a sus propios técnicos que se liaran a huevazos con los técnicos de Bon Jovi. Durante ese concierto Bach no dudó en pitorrearse de la banda titular, “lo más salvaje de todo es que el público me apoyaba”.

“Fue bajarme del escenario y mi representante me dijo que teníamos un problema. Nos vimos a sesenta personas caminando hacia nosotros, al frente del grupo estaba el propio Jon. A su lado estaban su padre y su hermano. Tras ellos todos los técnicos. “Solo me dijo que había escuchado lo que había dicho de él y me tiró un puñetazo que logré evitar”.

Los técnicos le cogieron y se lo llevaron a su camerino para lanzarlo contra una pared de cemento. Tony, hermano de Jon, “me dijo ‘¿Has llamado a mi hermano Bon Blow Me? (nota del editor: blow me: chúpa****). ¿En nuestro escenario?’. Su padre me señaló con el dedo y me dijo que me iba a matar”. Como veis, las memorias prometen bastante. Esperamos vuestros comentarios al respecto.

Vía | Brave Words

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *