¿Cómo fue el primer ensayo de Cliff Burton con Metallica?

¿Cómo fue el primer ensayo de Cliff Burton con Metallica?

Escrito por: David López   @FyDescritura    2 enero 2023     6 minutos

Cliff Burton necesitó meses de persuasión antes de que finalmente aceptara arriesgarse a tocar con Metallica

Cliff Burton necesitó meses de persuasión antes de que finalmente aceptara arriesgarse a tocar con Metallica. Aun así, todas las partes supieron instantáneamente que habían desbloqueado un nuevo y monstruoso potencial cuando el bajista de pantalones acampanados participó en su primer ensayo el 28 de diciembre de 1982.

El cantante y guitarrista James Hetfield y el batería Lars Ulrich habían fundado Metallica en Los Ángeles el año anterior, reclutando rápidamente al guitarrista principal Dave Mustaine y al bajista Ron McGovney. Se hicieron un nombre en California con vertiginosas vorágines de punk-metal y presentaciones en vivo totalmente impresionantes. Pronto, sin embargo, las deficiencias musicales de McGovney y los choques de personalidad con sus compañeros de banda llevaron a Metallica a buscar un nuevo bajista.

El fundador de Metal Blade Records, Brian Slagel, quien publicó la primera grabación de Metallica en la compilación inaugural de Metal Massacre, recomendó a Burton. Vivía a 30 millas de San Francisco en Castro Valley, y además tocaba con la banda de metal Trauma del area de la Bahía. Hetfield y Ulrich fueron a ver a Trauma a finales de octubre de 1982 cuando tocaron en el Troubadour en West Hollywood, y al instante supieron que habían encontrado a su hombre.

La salvaje presencia escénica de Burton, que le valió un dolor de espalda crónico, incluía triturar un bajo Rickenbacker con sus dedos desnudos como si fuera una guitarra solista. Combinó la ferocidad de Steve Harris de Iron Maiden y el virtuosismo de Geddy Lee de Rush. «Cuando Lars y yo lo vimos tocar con Trauma, nos quedamos boquiabiertos», dijo Hetfield a Metal Hammer en 2009, «y dijimos: ‘Tenemos que atrapar a este tipo’».

Él y Ulrich regresaron al Troubadour la noche siguiente para ver otro concierto de Trauma y Hetfield le preguntó a Burton sobre unirse a Metallica. «Dijimos: ‘Estamos en esta banda, estamos buscando un bajista y creemos que realmente encajarías, porque eres un gran psicópata’», recordó Hetfield en la biografía de Metallica de 2010 de Mick Wall, Enter Night. «Y él lo sabía. No fue una sorpresa para él. Pero la música lo hizo sentir así».

Quiso la suerte que Burton se estuviera cansando de Trauma, cada vez más teatral, ya que «empezaba a volverse un poco comercial de diferentes maneras», le dijo más tarde al reportero gráfico Harald O. Sin embargo, Burton consideraría la oferta de Metallica solo con una condición: aceptarían tener que mudarse a San Francisco, porque no quería quedarse a vivir en Los Ángeles.

Eso funcionó bien para Metallica, que había tocado en algunos shows exitosos en el Área de la Bahía y se sentía más a gusto en San Francisco y no tanto en Los Ángeles. «Creo que en Los Ángeles siempre nos habíamos sentido marginados, como si nunca hubiéramos pertenecido», dijo Ulrich en Enter Night.

«Parecía que la música era secundaria a la fiesta. En San Francisco, había un nivel diferente de pasión, y la gente reaccionaba de manera diferente a la música. Entonces, cuando decidimos no solo perseguir a Cliff, sino también ofrecernos a Cliff, cuando le dije que estaríamos encantados de dejar atrás Los Ángeles, y cuando me di cuenta de que en realidad se convirtió en una condición para él, que la única forma en que consideraría unirse a la banda sería si nos mudáramos a San Francisco, nos pareció genial».

Lo único que quedaba era darle la noticia a McGovney, quien había visto a Burton fraternizando entre bastidores con sus compañeros de banda cuando tocó en su último show de Metallica el 30 de noviembre de 1982 en Mabuhay Gardens de San Francisco. La gota que colmó el vaso llegó al día siguiente cuando Mustaine vertió cerveza en las pastillas de su bajo, y McGovney rápidamente expulsó a Metallica de su local de ensayo, propiedad de sus padres.

Menos de un mes después, Hetfield, Ulrich y Mustaine cargaron su equipo en un remolque y se dirigieron hacia el norte, chocando en 3132 Carlson Blvd. en El Cerrito, hogar de su amigo Mark Whitaker, quien llevaba a los thrashers locales Exodus. La propiedad se conoció como MetalliMansion y funcionó como la sede de la banda durante los siguientes tres años y medio. También sirvió como el sitio del primer ensayo de toda la noche de Burton con Metallica, ya que el bajista reveló la amplitud de su conocimiento y gusto musical.

«Cliff nos convirtió a mí y a James en muchas cosas en ese momento», le dijo Ulrich a Wall en 2009. «Desde Peter Gabriel hasta ZZ Top y muchas cosas que realmente no conocíamos. Sacó a relucir varias bandas y, en realidad, nunca habíamos experimentado mucho con escuchar otras cosas. Por supuesto, al mismo tiempo, él nunca había escuchado tanto Diamond Head o Saxon o a Motörhead, ni nada por el estilo. Así que definitivamente fue una buena idea que estuviera allí para ese intercambio de opiniones».

Hetfield también terminó conectándose en un nivel mucho más personal. «Además de ampliar nuestros conocimientos de teoría musical, él era el más educado de todos nosotros. Había ido a la universidad para aprender algunas cosas sobre música y nos enseñó bastantes cosas», dijo Hetfield a Metal Hammer.

«Él y yo nos alineamos mucho más como amigos, en cuanto a nuestras actividades, estilos musicales que nos gustaban, bandas que nos gustaban, políticamente, teníamos los mismos puntos de vista sobre el mundo, éramos bastante paralelos en esa longitud de onda».

Con Burton en el redil, la alineación para la conquista mundial de Metallica se acercaba cada vez más a lo que todos conocemos. A los pocos meses Mustaine estaría fuera, el guitarra de Exodus, Kirk Hammett, entraría, y el álbum debut de Metallica en 1983, Kill ‘Em All, cambiaría la cara del heavy metal.

Toco influyó para que el resto de Metallica eligiera a Burton. «Era un tipo salvaje, hippie, que tomaba ácido y vestía pantalones acampanados. Hablaba en serio y no podías bromear con él», dijo Hetfield a Rolling Stone en 1993. «Quería ganarme ese respeto que él tenía. Bromeábamos sobre sus pantalones acampanados todos los días. No le importaba. ‘Esto es lo que uso. Vete a la mierda’ era su respuesta».

Mucho habría cambiado el cuento si Cliff hubiera seguido en Metallica. Al menos, siempre estará en el recuerdo tras haber firmado los tres primeros discos del grupo que, posiblemente, son los más destacados de toda su discografía.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.