Greta Van Fleet, criticamos su disco Anthem of the Peaceful Army

Greta Van Fleet, criticamos su disco Anthem of the Peaceful Army

Escrito por: David López   @FyDescritura    22 octubre 2018     Sin comentarios     3 minutos

Greta Van Fleet editaban Anthem of the Peaceful Army el pasado 19 de octubre. Analizamos el disco en profundidad.

Greta Van Fleet editaban Anthem of the Peaceful Army el pasado 19 de octubre. Analizamos el disco en profundidad. ¿Serán el futuro del rock o una banda más de tantas como pululan por la red de redes?

“Age of Man” arranca de forma tranquila y sorprende que así sea para el corte de apertura. Poco a poco se va convirtiendo en un tema mucho más cañero. Enorme el riff y la estructura de este temazo al que no le falta de nada, ni una base de teclados magnífica que le da la banda mayor profundidad sonora.

“The cold wind” tiene un riff con pinceladas country y de rock sureño. La banda parece encontrar su senda personal y la producción, muy equilibrada, parece ser su mejor aliada. En el estribillo hay toques de Zeppelin y de Aerosmith que convierten a esta canción en un verdadero cañonazo.

“When the curtain falls” fue uno de los singles de este disco con claras reminiscencias de Page y Plant. Sin embargo, el cuarteto le da unos toques propios al que será, a buen seguro, uno de los temas más celebrados en sus conciertos.

“Watching over” sencillamente impresionante. Los cambios de ritmo ponen los pelos de punta, la labor del grupo, especialmente del cantante, es superlativa. Sin duda, uno de los grandes temas de este disco que nos recuerda a aquellos cortes de los 70 que llevamos metidos en las venas.

“Lover, leaver” otro single, otro tiro, otro corte para demostrar por qué son el futuro del rock y por qué lo tienen todo para hacer historia.

“You’re the one” arranca con una guitarra acústica y es un medio tiempo exquisito con unos teclado que emocionan. Podría haber sido escrita en los años 60 o en los 70, pero tenemos la suerte de escucharla ahora y con la calidad de sonido de este siglo. Enorme el estribillo, perfecto para cantarlo junto a la banda en sus directos.

“The new day” ritmo con guitarra acústica combinado con eléctrica. El tema va creciendo en cada verso y la mezcla de sonidos le da un toque folk a esta canción que llega al alma y que parece una extensión lógica de la anterior. Interesante.

“Mountain of the sun” el slide es protagonista total y la melodía vocal anuncia que el tema estará a la altura de su título. En su desarrollo, la banda se viene arriba y termina por convencernos totalmente sin ser un corte que pueda compararse a ninguno de los anteriores.

“Brave new world” promete desde el riff en bruto y sin lijar del inicio hasta la última corchea. Con escalas de blues y con una base rítmica llena de matices es, sin duda, el arma secreta de la banda. Posiblemente, el mejor tema que jamás hayan firmado con diferencia. No faltan los pasajes tranquilos, los más furiosos y la creatividad. Monumental e imprescindible.

“Anthem” es otro de los singles. Se deja llevar por la guitarra acústica y se convierte en un himno para millenials -ojalá así fuera aunque va a ser que no- que quieran volver a los 70 y conocer qué, y cómo, era la música de verdad.

“Love, leaver (taker believer)” es el gran final, el tema que debe hacer las veces de colofón, de fin de fiesta y de gran cañonazo. Lo consiguen y de qué manera. Otro de los temazos de este gran trabajo.

Avisados quedáis, el 22 de febrero darán su único concierto en España. Las entradas ya están a la venta. De ti depende ser testigo de un momento histórico para el rock de nuestro país.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.