Steven Adler: “Quise morirme cuando me echaron de Guns n´Roses”

Steven Adler: “Quise morirme cuando me echaron de Guns n´Roses”

Escrito por: David López   @FyDescritura    7 febrero 2018     Sin comentarios     2 minutos

Steven Adler repasa cómo fue el momento en el que supo que había dejado de ser el batería de Guns n´Roses.

Steven Adler repasa cómo fue el momento en el que supo que había dejado de ser el batería de Guns n´Roses. “Un día estás en la cima del mundo y al siguiente no eres nadie” comenta.

Al menos reconoce que “un día me di cuenta de que tenía que dejar las drogas. Cuando dejas la heroína te vuelves un tipo violento. Te duelen los huesos por dentro. Llamé a mi representante y se lo dije, no sabía qué estaba pasando. Me recogió y me llevó a su médico. Me dio una medicación con opiáceos, fue peor el remedio que la enfermedad”.

3rd Annual Revolver Golden God Awards - Arrivals

“A los tres días le llamo y le pregunto que qué me había dado. A los 4 días me llama Slash para decirme que teníamos que grabar “Civil War” y le digo que estoy enfermo, que me espere una semana más. Me dijo que no podía tirar el dinero. No me quedó más remedio que ir a grabar. Repetí la toma 25 veces. Todo el mundo me decía que no servía para nada, les decía que estaba enfermo y no me creían. Entonces me echaron“.

“De tener representante, técnicos, un grupo, agente, contables y a un montón de gente a mi alrededor todo el tiempo (personas a las que consideraba mis amigos) al día siguiente estaba solo y no tenía a nadie. Pensé que era una de esas estrellas del rock con 27 años que tenía que morir”.

Los años 90 fueron los peores. Cuando me echaron tuve que firmar un contrato. Se lo llevaron todo. No lo sabía. Tuve que demandarles. Perderles fue definitivo para mí. Tenía que limpiar mi cuerpo, estaba cansado. Era viejo y no me gustaba estar cansado y enfermo todo el tiempo. Tenía el corazón roto. No podía ni pensar. Solo tenía en mente la idea de morir”.

Pero tampoco es que su mente funcionara demasiado bien. “No me quedaban venas y me pinchaba en el brazo directamente, un día se infectó. Fui a la tienda de licores a comprar un refresco y terminé estampándome contra 7 coches. Recuerdo haber flotado en la habitación del hospital. Me sacaron hasta 7 colores distintos de pus del brazo. Olía bastante mal. Subí al cielo y alguien me dijo que no era mi momento. Estuve a punto de matarme e incluso pasé varias pruebas para entrar en el infierno”. Sed vosotros los que comentéis estas curiosas declaraciones.

Vía | Blabbermouth


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.