Ted Nugent, sobrio y en forma a sus 63 años

Ted Nugent, sobrio y en forma a sus 63 años

Escrito por: David López   @FyDescritura    15 agosto 2011     Sin comentarios     2 minutos

Ted Nugent puede ser recordado como uno de los mejores guitarristas de la historia. El de Detroit se hizo famoso tanto por su peculiar estilo de tocar la guitarra como por sus míticas actuaciones, arco y flechas en ristre, y también por sus declaraciones a favor del uso de las armas en Estados Unidos.

Guitar International ha mantenido una reciente entrevista con el músico en la que reconoce que está sobrio en forma a sus 63 años “todavía puedo hacer 7 conciertos a la semana” declaró.

Desde que en el 75 lanzara su primer disco mucho tiempo ha pasado, el próximo álbum Love Grenade es un regreso a los riffs de siempre y al Nugent más salvaje. “Mi forma de escribir música es distinta a la de todos los demás, todos empiezan con un acorde, como AC/DC, y luego van montando la canción. Yo empiezo con un solo y luego con un acorde y así voy haciendo el tema”.

“El secreto para estar aquí después de más de 30 años de carrera es la disciplina y tomarse en serio lo que haces. Sé que sólo soy la sombra del que fui pero sigo tocando a diario. Miro a la disciplina de mis padres cuando iban a cazar y me inspiro para seguir así”.

La disciplina debería ser obligatoria, gente como Amy, Janis, Jimi o Bon Scott deberían haberla tenido. Si no respetas tu templo, tu cuerpo, poco vas a poder hacer. Así consigo este tsunami de felicidad que me invade”.

“Cuando veo que los críticos intentan masacrarme por distintos motivos no lo puedo entender. Que me digas que la letra de “Fred Bear” no es buena, que la de “Great White Buffalo” no gusta, que la movida de “Wango Tango” no te va o que los cojones que hay en temas como “Turn It Up”, “Stormtroopin” o “Love Grenade” no te gusta me hace pensar que el crítico está de cachondeo conmigo. Es un insulto”. Grande Ted.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.