Lemmy, repasamos sus últimos días de vida

Lemmy, repasamos sus últimos días de vida

Escrito por: David López   @FyDescritura    1 enero 2016     Sin comentarios     3 minutos

La muerte de Lemmy nos sigue escociendo el alma. Más de treinta años de rock al frente de Motörhead son suficientes como para echarle muchísimo de menos al saber que nunca le podremos volver a ver sobre un escenario. Repasamos sus últimos días de vida, comentamos el futuro de Motörhead y la opinión de Ozzy y Lars Ulrich sobre el mítico icono del rock.

Lemmy terminó el día 11 de diciembre su último concierto. Fue en Berlín. A los pocos días celebraba su septuagésimo aniversario en Los Angeles. Músicos como Gene Simmons, Lars Ulrich, Slash, Billy Idol y demás se sumaron a la fiesta. Lemmy no podía hablar demasiado bien y esto hizo que se lo llevaran, dos días más tarde, a urgencias para hacerle un TAC.

Todd Singerman manager de Motörhead durante estos últimos veinticuatro años comentaba que “él no estaba bien desde hacía bastante tiempo, no hacía entrevistas ni nada parecido. Sólo tocaba en directo”. “Pasó de beber un montó de Jack Daniels y fumarse dos paquetes de tabaco al día al vodka con zumo de naranja y a fumarse un paquete a la semana. Cambió unas adicciones por otras”.

La muerte de Phil Taylor le había sumido en una depresión bastante profunda y Lem no estaba del todo al cien por cien. El resultado del TAC fue demoledor. El oncólogo le dijo a Lemmy que tenía sólo “dos o seis meses de vida”, el cáncer lo tenía extendido por el cerebro y por el cuello y no había solución.

Singerman recuerda que “no quería decir nada y Lem me dijo que de eso nada, que hiciera un comunicado de prensa y que dijera que se iba a morir de cáncer”. En casa del músico se preparó todo para convertir su habitación en un pequeño hospital. Mike Maglieri, dueño del Rainbow, bar que está a pocos metros de su casa, le llevó la tragaperras favorita de Lemmy a su casa.

Ozzy pensaba ir en unos días a verle, los miembros del grupo ya habían hecho planes para verle. Durante la visita de Maglieri a casa de Lemmy, el icono del rock dio como una cabezada y jamás despertó. El destino quiso que falleciera jugando a su máquina preferida y al lado de uno de sus mejores amigos.

Ozzy ha comentado que “era mi amigo, el manager me dijo que fuera a verle, antes de llegar a la puerta nos enviaron un mensaje diciendo que había muerto. Vivió la vida del rock al máximo pero cuando se va un amigo siempre te duele. Era mi héroe. Era un personaje, en la música sólo tenemos a Miley Cyrus como personaje, pero en Lem todo era así. Sexo, drogas y rock. Se le va a echar muchísimo de menos en todos los sentidos. Era mi colega y un gran tipo”.

Lars Ulrich indica que “me senté con él durante la fiesta de su cumpleaños que fue como una reunión de los clásicos del rock. Lemmy es uno de los pocos tíos que siempre fue así y que siempre se comportó de la misma manera. Le comenté que su obligación era no morirse nunca porque en cada concierto de Motörhead vemos caras familiares y celebramos su música. Ahora estamos todos bastante huérfanos. Su espíritu siempre vivirá en nosotros por todo lo que nos apoyó cuando comenzamos con Metallica”.

Mikkey Dee, batería del grupo, no ha tardado en confirmar que Motörhead se han “acabado para siempre. Lemmy era Motörhead. No editaremos más discos bajo ese nombre”. Con la dignidad que siempre tuvieron, que será vulnerada por la discográfica sin duda alguna, se va un trío histórico. Larga vida a la leyenda de Lemmy.

Vía | Rolling Stone


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.